Infancia > Juegos didácticos para niños de más de 12 meses

Los bebés de más de 12 meses muestran una especial predilección por todos aquellos juegos que le obligan a moverse

Ene 30, 2019

Si tu hijo acaba de cumplir su primer año o bien está a punto de hacerlo, habrás notado cierta evolución en su desarrollo.  Seguramente ya habrá comenzado a dar sus primeros pasos, o está a punto de hacerlo; e incluso querrá comer la papilla él solo. Pues bien, debes saber que además de estos avances, los niños de más de 12 meses también experimentan un importante desarrollo psicológico, y en este sentido, los juegos didácticos pueden convertirse en un gran aliado. ¿Quieres saber qué tipos de juegos son los más adecuados para niños de más de un año?

Si durante los últimos meses has podido entretener a tu niño con juegos que desarrollan la psicomotricidad fina, como por ejemplo darles juguetes para que los cojan con las manos y así empezar a practicar la pinza de la mano; a partir de ahora el bebé necesitará otro tipo de actividades que estén más acorde con sus nuevas habilidades motoras y psicológicas.

Juegos didácticos para favorecer la psicomotrocidad

Los bebés de más de 12 meses muestran una especial predilección por todos aquellos juegos que le obligan a moverse y a practicar su nueva actividad favorita: andar y correr. Para ayudarles a perfeccionar la pisada, hay que potenciar las actividades que impliquen movimiento, como pueden ser:

  • Los correpasillos les aportan la estabilidad que aún no poseen y los juguetes de cuatro ruedas muy estables, para que pueda ir sentado y darse impulso con los pies.
  • Las pelotas grandes serán su nuevo mejor amigo.  Disfrutará corriendo tras ellas y viendo cómo se alejan si las empuja.
  • También mostrarán mucho interés por las construcciones, siempre piezas grandes, de materiales blandos y colores llamativos, las cuales apilará y derribará constantemente.  

Y si estas actividades desarrollan el movimiento de las extremidades inferiores, no hay que olvidar que hay que continuar fomentando y perfeccionando la psicomotricidad de brazos, manos y dedos. Para ello, estos juegos pueden ser de gran ayuda:

  • Hacer rodar las ruedas de los coches y/o camiones de juguete también será otra de las grandes diversiones de tu hijo durante los próximos meses.
  • En el parque, además de para montarle en los columpios, aprovecha el momento para que tu “peque” juegue con pala y cubo en la arena, para así mejorar la coordinación ojo-mano. 
  • También el momento del baño puede ser un buen momento para aprender. Si le das juguetes acuáticos (patos, libros sumergibles, cubos…) descubrirán experiencias totalmente diferentes a las que tienen durante el día y estimulan sus sentidos.
  • La plastilina puede ser una gran aliada para que el bebé adquiera fuerza y habilidad en las manos, además de que se trata de una excelente actividad que fomenta el desarrollo de la imaginación.
juegos didácticos

Los bebés de más de 12 meses muestran una especial predilección por todos aquellos juegos que le obligan a moverse.

Juegos didácticos para aprender

Hemos dicho que el juego es la mejor manera de fomentar el desarrollo físico del niño pero también contribuye al aprendizaje de sí mismo como del entorno que le rodea. Con estos juguetes experimentará un gran avance:

  • Los muñecos, los guiñoles y los peluches son magníficos para estimular el juego simbólico.
  • Las canciones y bailes aportan beneficios tanto físicos (mejoras en la audición, motricidad, coordinación) y también en el aprendizaje (vocabulario, socialización, creatividad).  
  • Aunque puedan parecer muy pequeños, es bueno que los bebés a partir de esta edad empiecen a tener contacto con la música y los instrumentos musicales adaptados a su edad, como pueden ser  baterías, trompetas, pianolas, xilófonos… Serán de gran ayuda para su desarrollo intelectual, auditivo, sensorial, del habla y motriz.  
  • Si quieres que tu hijo tenga un buen nivel de idiomas en el futuro, ahora es el momento adecuado de comenzar. Para ello, haz que vea sus dibujos preferidos en versión original, léele cuentos y ponle canciones en otro idioma para que así comience a aprender sus primeras palabras.